MENSAJE PARA DIANA

MENSAJE PARA DIANA

 

Mi cuerpo  vibraba hace quince años, lo recordaré siempre,  porque  el olor   a vida   a un momento   vital se percibía en  el  ambiente; una flor entre blanca y rosada,   tierna, delicada, fuerte vigorosa, bella  como es el amor, ávida de curiosidades, todo eso  al mismo tiempo,  se asomó   a la vida,  Una flor   que en poco tiempo tomó el nombre de Diana Maribel.

 

Hija:

 

Permíteme este día  abrir las puertas de tu corazón y déjame entrar en él  con un    mensaje que me sirva de pretexto, para expresarte   el  amor que  como madre  has  hecho  brotar en mi. Deseo depositarlo ahí  para que lo lleves siempre y te sirva de equipaje en el recorrer de los días. Son éstas, palabras alimentadas por los años,  por la experiencia vivida, por los bonitos y también los tristes momentos, por las metas alcanzadas y también los caminos inconclusos que forman parte de mi historia, escrita en  el libro de la vida que cada persona llena al vivir.

 

Como mujer te pido, sé siempre sutil, suave, delicada, tierna, muy femenina, respetuosa,  pero al mismo tiempo firme en tus decisiones y  que  tu alma   abrigue  sueños   cuyos limites sean  el cielo. Espero  que  pronto  entiendas la fortaleza que  conlleva el ser femenino y lo que  este tiene  como  capacidad de creación.

 

 En tu rostro jamás falte la sonrisa afable que siempre te acompaña, para que tu bondad   te  haga feliz y redunde de la misma manera en los demás.

 

Cada mañana antes de abrir los ojos y de buscar los rayos del sol, sé reverente, saluda a Dios, dale gracias por permitirte la luz de un nuevo día, la bendición de la salud,  la alegría de poder compartir un día más con tu familia, tus profesores, tus compañeros, tus amigos.  Una plegaria que brote del corazón  con tus propias palabras, te traerá mucha paz y ventura en el día y te recordará permanentemente   que eres  un  aprendiz en esta  aula inmensa que  es el mundo.

 

Planifica las labores cotidianas con responsabilidad. Administra el tiempo y disfruta de él, no le permitas que  te maneje, tómalo en tus manos y camina con él. Aprovéchale de la mejor manera dedicándote a estudiar a leer y  meditar  sobre lo vivido,  a  alcanzar tus metas que bien  pudieran ser pronto una  excelente profesional, ya que es una buena  ruta para  facilitar el futuro y que  además te permitirá disfrutar de la vida, tener tu libertad, tu independencia, bases para que  puedas  alcanzar  un gran desarrollo  como ser humano

 

 El aprendizaje es continuo y renovado a cada instante instrúyete,  ten siempre un libro abierto en tus manos, la lectura  es  un  hábito que genera placer, recreación y  renueva conocimientos, beneficiando la salud de cerebro.  

 

Sé humilde con tus conocimientos, compártelos, siempre habrá quienes necesiten de ellos, devuelve a la vida lo que ella te da, pero hazlo con mucha voluntad. Cuando tengas que recibir rectificaciones, abre tu comprensión y recibe con amor las enseñanzas, procura  ser lo  suficientemente racional para evaluar los aportes que recibes   y    expresa un   buen sentimiento a quien te hace crecer cuando te hace ver   mas allá  de lo que percibes.

 

Las actividades que te propongas realizar, que sean  producto  de la  reflexión, quiérelas, convéncete  que las vas a poder realizar  y verás cuan fácil es alcanzarlas, porque es bueno   saber  concluir los  ciclos

 

 

Cuando la vida te permita la oportunidad de enamorarte, piénsalo muy bien, sé consciente de ti misma, valórate, tómate  tu   tiempo  porque  nada importante en la vida  se  hace   con ligerezas. Abre los oídos a tu corazón. Escucha esa voz interior, te sabrá decir que es lo correcto. Es el  anhelo de todo ser  formar un hogar, tener familia, edifícalo sobre cimientos sólidos con el amor como base, lo que desglosado   puede   convertirse a veces  en  aceptación del otro, en respeto mutuo, en igualdad, comprensión, perseverancia.

 

La mujer, la madre debe reforzar  ciertas facultades  como la amistad, la mesura, la prudencia, la paciencia, saber hablar en el momento preciso, y callar cuando amerite  la situación. Ser de vez en cuando cómplice  sorda, ciega, muda, pero todo esto con amor y en pos de bienestar. No olvides que “una palabra suelta, no tiene vuelta” por lo tanto es preciso pensar antes de hablar.

 

La vida tiene de todo, momentos buenos, excelentes, fantásticos, éstos son fáciles de asimilarlos. Sin embargo también  hay situaciones difíciles, recíbelas, merecen atención especial, trátalas, míralas desde diferentes puntos así  tendrás más oportunidades para encontrar soluciones, mantén siempre la calma,  en estos casos cobijarse en el silencio es saludable, para pensar y cuando tomes decisiones que sea al caer la tarde cuando la paz  de la noche os acompañe,  ya que  las emociones   intensas no suelen ser buenas consejeras

 

Hija, jamás olvides, que  el regazo de tu madre siempre permanecerá ahí, con  calorcito de  cuna,  búscalo como cuando eras pequeña, será agradable poder volver a  acariciar tu frente, escucharte, o verte descansar en él, con el abrazo y las palabras de amiga cuando necesites conversar, podremos reír o llorar con libertad.  No olvides que   me has  sido entregada  como compañía  para transitar por esta    vida tan  hermosa y llena de  aprendizajes,   hasta el destino final.

 

Te quiero mucho,

 

Tu mamá.

 

 

 

 

Autor: EUREKA9999

            Lucia Villavicencio Jara

Revision y aportes:  Dr. A.lvaro Diaz Jimenez

Esta entrada fue publicada en REFLEXIONES. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s